domingo, 13 de enero de 2013

Las Sílfides (Chopiniana)


Ballet en un acto. Coreografía de M. Fokine y música de Chopin, orquestada por Glazunov. Estrenado en el Teatro Mariinsky de San Petersburgo el 23 de febrero de 1907, con el nombre de Rêverie Romantique : Ballet sur le musique de Chopin o Chopiniana, junto con el ballet Eunice, basado en la obra Quo Vadis? de Sienkiewicz. Esta primera versión fue un ejercicio de taller para los alumnos de la Escuela Imperial de Ballet de San Petersburgo (actual Vaganova). 

Aproximadamente un año después, el 21 de marzo de 1908, en una gala benéfica, Fokine presentó una segunda versión de Chopiniana, con sustanciales cambios. 

Originalmente se tituló Chopiniana, porque estaba inspirado en cinco fragmentos para piano de Chopin : una polca, un nocturno, una mazurca, un vals y una tarantela. Se trataba de una serie de escenas dramáticas y de carácter. La Polonesa de apertura estaba interpretada por numerosas parejas que vestían trajes polacos, y el escenario era un salón de baile. En el siguiente fragmento, nocturno, se mostraba a Chopin al piano que intentaba componer entre las ruinas del monasterio de Valldemossa torturado por la visión de los monjes muertos, pero liberado finalmente de sus obsesiones por la musa, que le inspiraba y consolaba. Seguía la mazurca, donde se escenificaba una aburrida fiesta de bodas, interrumpida por el verdadero enamorado de la muchacha, que huía con él. A continuación tenía lugar el vals, que era un pas de deux en el que la bailarina vestía el tradicional tutú. La tarantela final creaba una animada escena napolitana en la atmósfera real del Vesubio. 

En la segunda versión, también estrenada en el Teatro Mariinsky, con intérpretes de la talla de Preobrajenska, Karsavina, Pavlova y Nijinsky, se incorporaron nuevos fragmentos musicales de Chopin orquestados por Maurice Keller. En esta versión se eliminaron algunas sutiles tramas y todas las danzas de carácter, recogiendo el espíritu de la coreografía del número basado en el Vals en Do sostenido menor. Todas el grupo de bailarinas, vestidas igual, con el largo tutú blanco, bailaban las diferentes piezas con un solo bailarín masculino (Nijinsky). 

La última versión y definitiva de Fokine se produjo en el contexto de la primera temporada en París de los Ballets Rusos de Diaghilev. El 2 de junio de 1909 se estrenó en el Châtelet rebautizado con el nombre de Las Sílfides, como homenaje a Filippo Taglioni y a su obra La Sílfide, el primero de los grandes ballets románticos. En esta versión, Benois fue el encargado de la escenografía y del vestuario, y para éste acudió a las viejas litografías de Chalon, Brandard y Bouvier, inspirándose en los trajes diseñados por Eugène Lami para Marie Taglioni en La Sílfide y para Carlotta Grisi en Giselle. Y concibió un escenario típicamente romántico, una iglesia ruinosa en un claro del bosque iluminada por la luna. Sus principales intérpretes fueron de nuevo Pavlova, Karsavina y Nijinsky, acompañados esta vez por Baldina. Las piezas fueron orquestadas por Liadov, Glazunov, Taneiev, Sokolov y Stravinsky. 

Litografía de John Brandard. Carlota Grissi como Giselle

Es un ballet que carece de argumento, una serie de cuadros coreográficos para un cuerpo de baile y cuatro solistas. En el que el cuerpo de baile no es un mero adorno, goza de una constante presencia a lo largo de la obra, incluso durante las pausas entre los números musicales, con silenciosos movimientos de reagrupamiento que propician la continuidad. Fue el primero que se atrevió a no ser nada mas que danza. Pero a pesar de no tener argumento, mantiene coherencia y unidad escénica a través de las románticas melodías que conducen inevitablemente hacia el baile y la exquisita coreografía.

Frente a la artificiosidad y fastuosidad de los ballets imperiales de Petipa, él creó una obra intimista, despojada de todo adorno, donde las emociones se expresan mediante el movimiento en perfecta armonía con la música. 


Mariinsky (Kirov) Ballet. Teatro Real de Madrid. 1999. Irina Jelonkina, Maya Dumchenko, Daria Pavlenko & Evgeni Ivanchenko.

Mikhail Barishnikov.