martes, 2 de abril de 2013

La viuda alegre


Libreto de Leo Stein y Víctor Léon que decidió adaptar como opereta la obra teatral de Henri Meilhac "L'Attaché d'Ambassade" escrita en 1861, que había obtenido un gran éxito, y le pidió a Franz Lehar, director de la orquesta del Theater an der Wien, que escribiera la partitura. Se estrenó el 30 de diciembre de 1905, con Lehar dirigiendo la orquesta. 
Robert Helpmann , codirector del Australian Ballet junto con Peggy van Praagh, llegó a un acuerdo con los herederos de Lehár para crear un ballet con la música de la opereta. Él escribió el libreto y propuso a Ronald Hynd que hiciera la coreografía y a John Lachbery la adaptación musical. Fue el primer ballet original, en tres actos, de esta compañía. 
Fue estrenada el 29 de noviembre de 1975 y obtuvo un gran éxito. Los papeles principales fueron interpretados por Marilyn Rowe, John Meeham, Lucette Aldous y Kevin Coe. 

En 1976 Margot Fonteyn se unió como estrella invitada al Ballet de Australia para hacer la gira por Estados Unidos e hizo el debut en el papel estelar de La viuda alegre, que iba perfectamente con su estilo.

A pesar del éxito, incomprensiblemente desapareció del repertorio de la compañía. Tuvieron que pasar doce años desde su estreno hasta que el Ballet Nacional de Canadá lo incluyera en su repertorio, gracias al empeño de Erik Bruhn, director artístico del mismo, que convenció a los responsables del Ballet de Australia de compartir esta obra. 

Ballet en tres actos. 

Acto I

Escena 1. Embajada de Pontevedro en París. 
Algunos suboficiales y el agregado francés, Camille, están acabando los preparativos para un baile. El secretario del embajador, Njegus, entra con un montón de facturas y todos se lamentan de la bancarrota en que está el país. El embajador, el barón Zeta, y su joven esposa francesa, Valencienne, aparecen con un telegrama que anuncia la asistencia al baile de la rica viuda Hanna, quien si se casa con un extranjero, su país, Pontevedro, perderá todos los beneficios de su fortuna y se arruinará definitivamente. El primer secretario de la embajada, el conde Danilo, es considerado un buen pretendiente. 
Camille y Valencienne se quedan solos. Ambos están enamorados. Son interrumpidos por Njegus y al entrar Danilo bastante bebido se van. El conde es informado de los planes de boda. El barón regresa y ordena a Njegus que se asegure de que Danilo estará sobrio para el baile. 

Escena 2. El baile en la embajada. 
Hanna llega y es presentada a Danilo. Ambos se quedan asombrados, ya que diez años antes, cuando ella era solo una campesina, se habían enamorado, pero Danilo puso fin al romance ante la insistencia de sus aristocráticos padres. El está impresionado por la transformación de ella. Hanna le desprecia y se une a los otros invitados. 

Acto II.

Tiene lugar en el jardín de la villa de Hanna, donde se celebra una fiesta con danzas populares. Mientras todos cenan, el barón, Danilo y Njegus se reunen para discutir sobre los progresos de la relación del conde con Hanna. Valencienne y Camille entran a hurtadillas en el jardín y dan rienda suelta a su pasión. Desaparecen en la oscuridad, observados por Njegus. Danilo y el barón se acercan. Hanna salva la situación sacando a Valencienne por la puerta lateral y quedándose en su lugar. El barón abre la puerta y ordena salir a los culpables. Camille sale con Hanna, que anuncia su boda. Los atónitos invitados les felicitan y se van. Danilo es el último en partir, pero antes de hacerlo arroja un pañuelo rojo que ella le había dado como muestra de su unión. 

Acto III.

Se desarrolla en Chez Maxim. Se reúnen todos, Camille aparece esperando encontrarse con Valencienne, pero ésta enfadada le rechaza. Danilo, se enfrenta a Camille. Hanna aparece y acepta el brazo de Camille, Danilo quiere retarle a duelo y Hanna y Valencienne intervienen para evitarlo. El embajador se da cuenta del amor que siente su esposa por Camille y acepta lo inevitable. Se marchan todos y Hanna se queda sola. Danilo regresa y, tras abrazarse, bailan un apasionado vals, dando rienda suelta al amor y felicidad que sienten. Ante lo que el embajador y su secretario respiran aliviados. 

Ballet Nacional de Canadá. Karen Kain (Hanna) & John  Meehan (Conde Danilo). 1987.





Jose Manuel Carreño & Sara Nieto.